Imagen: EFE
Y llegó el día. El gran Hayao Miyazaki, maestro de la animación japonesa, se retira del cine. La noticia se dio en medio de la presentación de  su más reciente película Kaze Tachinu (El viento se eleva) en el Festival Mostra de Venecia. El presidente de Studios Ghibli, Koji Hoshino, fue el encargado de hacer el anuncio en la rueda de prensa de la presentación del nuevo filme de Miyazaki-sensei. No obstante, Miyazaki explicará los detalles en Tokio. Miyazaki, de 72 años, es uno de los creadores más influyentes de la animación nipona. Cineasta, mangaka, guionista, un artista que trascendió las fronteras del archipiélago japonés y se consolidó en Occidente. Con más de 40 años de carrera, Miyazaki deja un legado de oro en la animación nipona. Debutó con Conan, el niño del futuro, serie de televisión en 1978, y en la pantalla grande con Lupin III: The Castle of Cagliostro. En el manga, hacia 1982 inició uno de sus trabajos más importantes: Kaze no tani no Nausicaa (Nausicaa del Valle del Viento) que llegó al cine en 1984. Junto a su gran amigo y colega, Isao Takahata inició uno de sus proyectos más valiosos: el Studio Ghibli, productora con la que competiría con las grandes producciones occidentales y cuyo solo nombre en Japón,  ahora, significa de inmediato un éxito en taquilla. Luego vendría Tenki no Shiro Laputa  (El Castillo en el cielo - 1986), Tonari no Totoro (Mi vecino Totoro – 1988), Majo no Takkyubin (Kiki, la aprendiz de bruja – 1989), Kurenai no buta (Porco Rosso – 1992). Hacia 1997, Miyazaki hizo una de las películas más impresionantes de la animación nipona: Mononoke Hime (La princesa Mononoke), aunque fue Sen to Chihiro no Kamikakushi (El viaje de Chihiro – 2001) la que le mereció el Óscar. Posteriormente, hizo Hauru no ugoku shiro (El castillo ambulante – 2004), Gake no ue no Ponyo (Ponyo en el acantilado – 2008) y finalmente Kaze Tachinu (El viento se eleva? -2013), obra que ha generado controversia en Japón. Miyazaki, pacifista, defensor de la naturaleza y “feminista”, presenta en Kaze Tachinu, la vida del ingeniero que creó el “Zero sen”, avión con el que se bombardeó Pearl Harbour, y de esta manera, pone a la vista un periodo que las actuales autoridades niponas intentan no recordar. Las obras de Miyazaki se caracterizan porque si bien pueden ser para un público infantil, sin necesidad de usar el doble sentido, tiene un mensaje para los adultos. Utiliza elementos propios de la narrativa nipona sin importar el espacio temporal, y siempre deja un espectáculo visual. Es un defensor de la animación clásica “a mano” – aunque no se niega a la tecnología;  las mujeres siempre tienen un rol importante en sus filmes y siempre reivindica la vida en una denuncia constante de la contaminación. En cuanto a la música, Miyazaki trabaja estrechamente con  Joe Hisaishi, director de orquesta que ha sabido construir las melodías que se funden con la maravilla visual de Mononoke Hime o Nausicaa, por nombrar unos ejemplos. El Óscar de Chihiro es solo uno de los galardones de Miyazaki-sensei. Mononoke Hime ya tiene en su haber el premio a la Mejor Película de la Academina Japonesa de Cine, mientras la propia Chihiro posee el Oso de Oro de Berlín y tres decenas de premios internacionales. De hecho, a la fecha, Miyazaki tiene más de 90 galardones. Es triste saber que se retira, pero siempre quedarán sus películas… Dejando mi egoísmo a un lado, que disfrute las vacaciones 🙂 Lea + : Hayao Miyazaki: Hago películas como un negocio, no como un esfuerzo cultural Lea + : Hayao Miyazaki autoriza a Hideaki Anno a realizar secuela de Nausicaa Lea + : Hayao Miyazaki, Sen to Chihiro no Kamikakushi, y el Óscar Lea + : Ni Ponyo ni Astroboy competirán por el Oscar

Post by ladyotaku

Related post

Comment(0)

Leave a Comment