Hanyo no Yashahime, la continuación de la historia de Inuyasha. (Foto: Sunrise / YouTube)
Regresamos a la edad feudal en Hanyo no Yashahime, un anime que sigue el mismo estilo de Inuyasha, tanto en el ritmo con el que se va contando la historia como en la estética y la música. Viejos rostros, algunas respuestas, nuevas interrogantes es lo que ha dejado la primera temporada, disponible a través de Crunchyroll.

Como se comentó en un post previo, Hanyo no Yashahime es la continuación de una historia que ya conocemos, las épicas aventuras del hanyo (mitad demonio) Inuyasha y Kagome, reencarnación de la poderosa sacerdotisa Kikyo. En esta aventura, junto a personajes como el monje Miroku o la cazadora Sango, el objetivo es unir la mítica Shikon no Tama (Perla de Shikon) y evitar que caiga en manos del demonio Naraku.

Esta vez la historia es protagonizada por Moroha (hija de Inuyasha y Kagome) y las hermanas Setsuna y Towa (hijas de Sesshomaru y Rin) y se ubica aproximadamente unos 15 años después de que Kagome pidiera como deseo a la Shikon no Tama que esta desapareciera. El futuro debería ser brillante para Inuyasha y Kagome, quienes podrían vivir una relación de pareja en la edad feudal. Sin embargo, las cosas no suceden cómo se esperaba. Al menos eso queda claro en Hanyo no Yashahime.

Spoilers

El inicio de Hanyo no Yashahime nos muestra cómo las hijas de Sesshomaru y Rin eran muy pequeñas y fueron separadas en un incendio. Towa, quien heredó la apariencia de Sesshomaru, atraviesa el tiempo como lo hiciera Kagome en Inuyasha y llega a la edad moderna, en donde Sota la adopta como si fuera su hija.

Allí ella crecerá, aunque siempre notará que es diferente al resto, pues tiene mucha más fuerza que un humano. Sota, el hermano de Kagome, se ha casado con una violinista y tiene una hija más pequeña que Towa. Resulta irónico que la familia Higurashi se encargue de cuidar a su pariente político sin saberlo.

En el Japón feudal, Moroha se ha convertido en una cazarrecompensas que trata de comprar su libertad acabando con demonios. Ella cruza camino con Setsuna, quien ha sido entrenada por el exterminador Kohaku.

Ambas son transportadas también a la edad moderna. Towa de inmediato reconoce a Setsuna como su hermana. No obstante, la menor de las gemelas no tiene ningún recuerdo y se revela que nunca duerme. Esto debido a que fue víctima de la Mariposa de los Sueños.

La familia Higurashi no ignora el parecido de Moroha con Kagome y rápidamente entienden que se trata de su hija. Ya habiendo conocido a Inuyasha en el pasado, no resulta nada extraño para los Higurashi que las chicas vayan a viajar en el tiempo a través del Árbol Sagrado. El objetivo de Towa es lograr que su hermana recupere la memoria y la única forma de hacerlo es encontrando a la Mariposa de los Sueños.

Lo interesante es que las tres chicas tienen unas misteriosas perlas: las Nijishoku Shinju (Perlas del Arcoíris), que si bien no parecen ser tan poderosas como los fragmentos de la Shikon no Tama, sí le otorgan más poder a los demonios.

En el camino a la edad feudal, las chicas se encuentran con una imagen de Kikyo (Sí, Kikyo), pero no se trata de la sacerdotisa. El árbol sagrado eligió esa figura para presentarse (¡¿Por qué no la dejan descansar en paz?!) y hacerles una solicitud un tanto difícil: eliminar a un poderoso demonio llamado Kirinmaru.

¿Quién es Kirinmaru?

Resulta que Kirinmaru es un gran demonio, del mismo nivel que Inu no Taisho, el padre de Inuyasha y Sesshomaru, es decir, el abuelo de Moroha, Towa y Setsuna. Kirinmaru e Inu no Taisho tienen el mismo nivel de poder, por tanto, ambos mantenían un delicado equilibrio.

Con la muerte de Inu no Taisho, quien debía reclamar el título para mantener el equilibrio era Sesshomaru, pero él decidió seguir su propio camino. Es así que el Árbol Sagrado considera que las Princesas Hanyo son las que deben cumplir con matar a Kirinmaru.

Las chicas se rehúsan. No obstante, el destino parece haber echado las cartas a la mesa y la confrontación con el gran demonio será inevitable. Y es que aparentemente existe una profecía que dice que las involucra a las tres y significan el fin de Kirinmaru.

Zero, hermana mayor de Kirinmaru, tiene una extraña fijación con Inu no Taisho y Sesshomaru. Ella mueve las piezas desde las sombras para conseguir el enfrentamiento entre las nietas del Gran Perro Demonio y Kirinmaru.

¿Qué pasó con Rin y Sesshomaru?

Una de las grandes incógnitas planteadas en Hanyo no Yashahime es qué pasó con las parejas Rin-Sesshomaru y Kagome-Inuyasha.

En esta primera temporada del anime, poco se ha dado a conocer. Sabemos que Rin dio a luz a las pequeñas y casi de inmediato Sesshomaru se las llevó, con el objetivo de protegerlas. Esto debido a que estaba al tanto de la profecía.

Según Kaede, Rin desapareció una noche poco después. Sabemos que ella reside ahora en el interior del Árbol Sagrado en un sueño eterno. Sabemos también que ahora su vida depende de la vida de Zero. En el momento en que Zero muera, Rin lo hará también. Es un buen seguro para evitar morir en las garras de Sesshomaru.

¿Qué pasó con Kagome e Inuyasha?

El anime también ha mostrado poco sobre lo que sucedió con ambos. Vemos cómo Kagome se ve obligada a despedirse de una pequeña Moroha, quien será llevada a la aldea de Koga. Por su parte, Inuyasha está listo para defender a su familia de un ataque de Sesshomaru y Kirinmaru.

No obstante, aparentemente para salvar a su medio hermano, Sesshomaru atrapa a Inuyasha y Kagome, en la perla negra que perteneció a Izayoi, la madre humana del hanyo.

Dudas en el aire

Hanyo no Yashahime nos trae algunos elementos interesantes sobre el rompecabezas del pasado de Inu no Taisho. ¿Es posible que Zero estuviera detrás de la muerte del Gran Perro Demonio?

La otra gran incógnita es: ¿Kirinmaru es el mismo Kirin, profesor de Towa en el siglo XXI?

¿Qué es lo que quiere realmente Kirinmaru? ¿Su objetivo es realmente eliminar a las nietas de Inu no Taisho o planea algo más?

¿Cómo regresarán Inuyasha y Kagome? ¿Cómo Sesshomaru logrará liberar a Rin?

¿Qué pasó con Shippo?

Dudo mucho que el personaje principal que falleció en el último episodio de la primera temporada se quede muerto. Es cierto que la espada Tenseiga (la cual puede revivir humanos muertos) se parte en dos, pero Sesshomaru le dio la espada rota a su hija. Eso debe ser porque tiene la posibilidad de hacerla funcionar.

En sí Hanyo no Yashahime tiene la misma estética del anime de Inuyasha. La música también es similar, así como el ritmo de la historia.

Ello implica que hay muchos episodios que sirven más para explorar a los personajes que para el desarrollo de la historia, lo cual a una generación más acostumbrada a series de 26 o incluso 13 episodios, donde todo ocurre rápido, puede parecerle un tanto lenta. Sin embargo, no debería sorprender. Después de todo, así fue Inuyasha.

Hanyo no Yashahime apela a la nostalgia y todavía no estoy segura que tan fácil es engancharse en el anime si no se conoce de antemano la historia de Inuyasha y Kagome. Muchos de los personajes que conocimos en Inuyasha están de vuelta para emoción momentánea de aquellos que vieron el anime original. ¿Los que no han visto la serie inspirada de la obra de Rumiko Takahashi seguirán la serie?

Con todo, el final de la primera temporada ha dejado un cliffhanger que ha dejado a todos con el corazón en la boca.

Tráiler de Hanyo no Yashahime en Crunchyroll

Más animes

Post by ladyotaku

Related post

Comment(1)
  1. […] Hanyo no Yashahime: un cuento de princesas bajo la sombra de Inuyasha | Reseña […]

    2698 weeks ago | | Reply

Leave a Comment