Sasuke vs Naruto. (Foto: Pierrot)
Uno de los temas más polémicos y no tan discutidos en la comunidad otaku es el de la piratería. Durante años, fans del anime y el manga han utilizado plataformas no legales para acceder a sus obras favoritas, pese a que desde hace ya algunos años, han aparecido más opciones para obtener los productos de manera legal (Sí, todavía no es suficiente para satisfacer la demanda).

Sin embargo, Japón, que siempre ha sido duro en su lucha contra la piratería, está ejerciendo aún más presión contra aquellos que transmiten anime y manga pirata (otras industrias también están afectadas) y ya varios sitios están comenzando a cerrar.

La batalla contra la piratería en el terreno del manga y el anime no es de ahora. Algunos otakus millennials recordarán la caída de Megaupload, así como la ley SOPA, y quizá las palabras de uno de los fundadores de Gainax en contra de los otakus piratas.

A inicios de este año, Cloudflare (Estados Unidos) llegó a un acuerdo con Shueisha, Kodansha, Kadokawa y Shogakukan, a fin de no permitir que material pirata sea difundido a través de ellos. Se trató de un gran triunfo por parte de los más grandes editores de manga.

La ofensiva contra los sitios piratas ha tenido sus primeras víctimas: Kiss Anime y Kiss Manga. Ambos portales han sido cerrados recientemente. “Todos los archivos están siendo retirados por los dueños de Copyright. Kiss Manga y Kiss Anime estarán cerrados para siempre. Gracias por su apoyo. Gracias por todos los años”, fue el mensaje de estos dos sitios relacionados.

Pero… ¿qué pasó?

Japón ha actualizado su ley contra la piratería online con el claro objetivo de quitar del medio a varios sitios que distribuían productos sin licencia. La nueva ley entrará en vigencia en 2021, aunque algunas restricciones empezarán en octubre próximo para los sitios y apps ‘sanguijuela’.

Aquellos que hayan cometido el delito de descargar contenido ilegal más de una vez podrían ir dos años a prisión y pagar una multa de más US$18,000, mientras que los que operan estos sitios podrían tener que pasar 5 años en la cárcel y multas de millones de yenes.

El compartir links de sitios ilegales también está penalizado.

Lo que no está penalizado es compartir ‘algunos frames’ de un manga de varias docenas de páginas o postear fotos en donde el manga no es el centro. También se puede descargar los doujinshis o fanfiction. La otra excepción son los considerados en la ley universal del copyright.

Anime en crisis sin fin

El cierre de los sitios piratas ha sido un duro golpe para muchos aficionados del manga y anime, que los utilizaban para mantenerse actualizados en sus títulos favoritos. También es un golpe para una comunidad dedicada a subtitular tan pronto como un anime o un manga se publicaba.

One Piece (Foto: Toei Animation)

One Piece (Foto: Toei Animation)

No obstante, es completamente conocido que la industria del manga y el anime, pese a contar con títulos tan reconocidos a nivel mundial como One Piece, Boku no Hero Academia o Pokémon, está en una terrible crisis, digamos, casi agonizante: salarios miserables, exceso de trabajo, animadores agotados, etc. Aquí un completo reporte de Vox y también algo que escribí en 2009.

La piratería es uno de los principales factores de esta crisis. Y eso es algo que los consumidores de la piratería deben (debemos) entender. En los últimos años, han aumentado las plataformas para acceder a contenido legal de manga y anime, pero ello no se ha visto reflejado en cifras. Y es que muchos no quieren pagar por ver anime legal.

La industria japonesa del cómic digital creció un 29,5%, pero la industria editorial creció tan solo 0,2% en 2019, reporta Comic Book. De acuerdo con el medio, este 29,5% se debió a un boom luego que editoriales hicieran cerrar el mayor sitio de descarga pirata de Japón, Manga Mura (Los dueños de estos sitios incluso fueron a prisión).

Como cualquier industria, la del manga y anime en Japón, solo crecerá en Occidente si ve una respuesta en sus cifras. Si la gente fuera de Japón consume pirata y no los productos legales, entonces el mercado legal no crecerá y, finalmente, las empresas niponas no verán atractivo a Occidente.

Post by ladyotaku

Related post

Comment(0)

Leave a Comment