Imagen:@yvkio
El día comenzó temprano para los fans de X Japan. Poco después de la medianoche, tras recibir a la legendaria banda nipona en el aeropuerto Jorge Chávez se dirigieron al Scencia de La Molina. ¿El objetivo? La mejor ubicación posible para el concierto histórico en la capital peruana. Llenos de alegría, motivados por la ilusión de apreciar un show de X Japan en vivo, los primeros  fans no hicieron caso de la fría y húmeda madrugada limeña y se alistaron para el concierto de sus vidas.

Yoshiki (@yvkio)

X Japan es la banda de heavy metal más importante de Asia. Con casi tres décadas encima, su música cautiva seguidores de todas las edades, de todos los países, sin importar el idioma o la distancia.  Está integrada por Yoshiki, Toshi, Sugizo, Heath y Pata, nombres que estremecen a sus seguidores en todo el planeta.

Toshi (@yvkio)

Yoshiki, uno de los fundadores de la agrupación, es el líder, baterista y pianista de la banda. Su genialidad creativa lo convierte en uno de los pilares de X Japan, junto a Toshi, cuya peculiar voz conmueve los corazones de millones. Por su parte, Sugizo y Pata en las guitarras demuestran que las cuerdas son capaces de transmitir emociones intensas. Heath en el bajo es un maestro que derrocha talento. El viernes 16 fue una fecha marcada en los calendarios de centenares de peruanos. Era la fecha elegida para que Lima pudiera exclamar “We are X”. Si los primeros fans llegaron al local en horas de la madrugada, durante todo el día la cola se alimentó de impacientes admiradores del rock pesado nipón.

Los más hinchas: Los primeros en la cola (@ladyotaku)

Centenares de fans – no solo limeños – se dieron cita en La Molina. El Scencia recibió a fanáticos de X Japan que llegaron desde Colombia o Ecuador, así como del interior del país. Y es que la presentación en Lima era una de las cuatro en Sudamérica. Chile, Brasil y Argentina fueron los primeros lugares remecidos por la banda. Luego de Perú, el destino sería México. Además, en el concierto hubo una delegación nipona: fanáticas japonesas siguen a la banda en todas sus shows en América Latina. Admiradores ensayaban las letras de algunas canciones emblemas de la banda; otros compraban camisetas con el logo de la banda. A 15 soles, se vendieron como pan caliente. Otros solo escuchaban en silencio algunos temas de X Japan. Los agentes de seguridad vigilaban el orden de las colas y se aseguraban que la gente estuviera en el lugar correcto. Incrédulos observaban que la cola más larga era la X Zone (VIP). Asimismo, se pasaron algunas banderas para que los seguidores de Yoshiki y cía. las firmaran antes de entregarlas a los artistas.

Heath (@yvkio)

Pata (@yvkio)

Sugizo (@yvkio)

Al promediar las 8:00 de la noche, el local abrió sus puertas. Los fans abarrotaron el lugar. Para calentar la noche, los primeros gritos se hicieron notar. Desde el típico “We are X”, hasta el nombre de cada uno de los integrantes… Era un ambiente íntimo para el heavy metal, algo no muy usual. Y finalmente a las 09:15, música clásica invadió el recinto. Era la Introducción. Sugizo, Heath, Pata, Toshi y Yoshiki irrumpieron en el escenario, en medio de gritos. El tema que abriría la noche – al igual que en los otros países – sería “Jade“, el último de los singles de X Japan. Luego vendría el turno de una de las canciones clásicas “Rusty Nail” que se remonta a 1994. Yoshiki en el piano anunciaría el “Silent Jealousy”, tema casi místico de inicios de los 90 que fue seguido por “Drain”.   Yoshiki se envolvió con la bandera peruana, la cual, luego, colocó sobre la réplica de su piano de cristal, cuyo original fue subastado a favor de las víctimas del terremoto que azotó a Japón a inicios del año. Poco después llegó la primera sorpresa de la noche. Sugizo en un impresionante solo de violín tocó unas notas de “El Cóndor pasa”, tema característico del Perú compuesto por Daniel Alomía Robles, aunque constantemente interrumpido por los gritos eufóricos del público. Ello, sin embargo, solo sería la introducción de Kurenai, tema que marcó el final de los 80. Toshi en un grito lleno de energía anunció “Born to be Free”. El público estalló con una de las canciones maestras de X Japan. El tema posterior fue “IV”.   Al igual que en Chile, Brasil y Argentina, Yoshiki se lanzó hacia el público, desatando la euforia de los fans, quienes hicieron todo lo posible por tocar a la estrella del rock. Los guardias de seguridad de inmediato reaccionaron para evitar que el líder se perdiera entre la multitud, sobre todo tras el incidente en Santiago, donde incluso, le arrebataron algunos cabellos. Más adelante, Yoshiki volvería a poner en aprietos a la seguridad. Y llegó uno de los momentos cumbres de la noche… el público lo esperaba… “X”. El Scencia estalló en un mar de emociones. En la batería, Yoshiki se encargaba de acelerar el palpitar de nuestros corazones; Toshi invocaba los gritos del público. Centenares de gargantas quedaron afónicas con el ya clásico “We are… X”, Centenares de pares de brazos se cruzaron al unísono en medio de saltos durante la canción más poderosa de X Japan, la misma que cerró la primera parte del concierto. El público, no obstante, quería más. Tras más de una década de espera, la sed por X Japan no desaparecería tan fácilmente. La gente coreó casi sin cesar “Encoré” (Encore, en francés “Todavía”), como ha sido bautizada la segunda parte del show. A fuerza del “We are… X”, el público exigía el regreso de la banda de heavy metal más poderosa de Asia. Para sorpresa de los asistentes, Yoshiki apareció vestido de enfermera tratando de auscultar a su compañero Toshi en una escena que arrancó la risa y gritos emocionados, de los asistentes.

Yoshiki Nurse y Toshi (@yvkio)

X Japan en Lima (Foto: @yvkio)

X Japan regresó al escenario para entonar “Endless Rain” que fue coreada por el público casi sin voz, y en lo que sería el preludio del final de la velada, Yoshiki inició el segundo movimiento de “Art of Life”. La banda se despidió de los peruanos con “Forever Love” de fondo. Por unos segundos, Yoshiki lució un chullo, y luego junto a los integrantes de la banda se tomaría una foto que tendría como principal elemento, la bandera peruana, y de fondo al fervoroso público. Esa sería la despedida. Los admiradores de la banda, sin embargo, esperan que X Japan regrese a estas tierras. Yo espero escuchar en vivo “Crucify my love”.

Entrevista a Yoshiki (*.*)

Post by ladyotaku

Related post

Comments(4)
  1. Lady Otaku!!qué noche!así como el que estaba cerca a tí, lloré!!de emoción!!pero al escuchar a la gente entonar Endless Rain, chicos tan jóvenes que conocen la música de X Japan, fue realmente emocionante.
    Es una banda que tiene vigencia y todavía tiene para darnos mucho más, yo regresé a mis años mozos y como siempre recordando a Hide.
    Gracias a Japan Wave que se arriesgraron en traerlos pero deben de estar felices de haber hecho historia entre los fans de X JAPAN. We are X…!!

    Lady Otaku: So desuka… la verdad a mí alrededor varios lloraron de emoción T_T

    2648 weeks ago | | Reply
  2. By Lorena Fernald

    Fue la mejor noche de mi vida!
    Aún no recupero la voz de cantar y gritar tanto! Fue tan especial e intenso todo… aún me cuesta creer que haya pasado en verdad.
    La verdad que me siento insatisfecha… siento como si me hubiesen dado a probar el postre más rico del mundo y al terminar QUIERO MÁS! Me muero porque vuelvan! We are X…!!

    Lady Otaku: Yo también quiero una segunda parte!!! Quiero escuchar “Crucify my love” en vivo!!!

    2648 weeks ago | | Reply
  3. By Rainie

    Toda mi vida habia soñado con hacer una X mientras me conformaba viendo videos de Lives , nunca pense que este sueño pudiera hacerse realidad… todo esto me parece un sueño…
    We are X x100pre!!!

    Lady Otaku: Forever and ever

    2648 weeks ago | | Reply
  4. hhahahaha salen mis amigos que fueron el 1,3 y 4 de la fila.. yo fui el segundo pero en ese rato no estaba, no vale 🙁 xD

    Muy buena crónica 🙂

    2648 weeks ago | | Reply

Leave a Comment